La caricia


    In memorian

     Quizá se debió a un ansia inconsciente de elevarme hasta encontrarte, o a un efecto de la desesperación; el caso es que comencé a volar.
     Sostener mi cuerpo en el aire, orientarme según los vientos, descubrir en las alturas un presagio de tormenta, fue un aprendizaje arduo, un proceso peligroso que ocupó mi tiempo y dio sentido a mi vida.
     En las montañas la vista es maravillosa y el silencio casi perfecto. Los cóndores ya no recelan mi presencia, sin embargo bajo a diario al llano. Visito el camposanto. Recorro con mis yemas las letras de tu nombre.













---------------------------------------
Publicado en:
Trajín Literario (revista cultural, México)
Edición n° 38, Sept. 2012


También publicado en



15 comentarios:

  1. Qué hermosura de nostalgia, Patricia, qué hermosura.
    Voy a ver los otros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque dura y filosa, la nostalgia tiene esa belleza poética que... No es así Miguelángel?

      Eliminar
  2. esta empapado del onirismo que desprenden muchos de tus relatos. Una preciosidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por esta sonrisa que ahora tengo, Cyber.

      Eliminar
  3. Tremendo, Patricia. Un micro de gran profundidad emocional, no sólo bien trazado, sino con un pulso narrativo que hace que el corazón del lector se mueva al compás del sentimiento contenido.

    Aplausos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos micros se escriben solos, Pedro. sólo es necesario escuchar con atención...

      Besos!

      Eliminar
  4. Bonito bonito Patricia, destila calma, o tal vez, como bien lo titulas, es como una caricia de estas que te deja la sonrisa tontorrona.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si transmite serenidad, sosiego, entonces hay esperanza para quien se quedó de este lado, extrañando...

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Preciosa calma en la ternura del rellano.
    Me gusta muchísimo.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. No todas las caricias son iguales. Algunas se dan con el alma, y son las que llegan...

    Abrazote. Grandote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Lunita.
      Una caricia desde mi alma a la tuya.

      Eliminar
  8. Indescriptible la grandilocuencia del escalofio esperitual que transmiten los ángeles a través de tu relato.


    Abracito tenue.

    ResponderEliminar